Él gritó

Él gritó

Chilla es ideal para la naturaleza, la gastronomía y el turismo religioso. Hay algo para todos.

Cuando el viento sopla sobre los cerros, produce un sonido fuerte que dio origen al nombre de Chilla. En este apacible lugar, los viajeros realizan caminatas y observan la flora y fauna endémica del lugar. Muchos amantes de la fotografía de naturaleza se aventuran en el verde en busca de la leyenda de Chilla.

Durante la tradición popular de Pasana, todos comparten los cinco platos servidos durante la celebración. La Minga es otra característica distintiva, donde estas personas trabajan juntas bajo la guía de sus líderes.

Dentro de la gastronomía chillán, el cuy, una mascota, se utiliza en la preparación de algunos platos típicos del país y se acompaña de una ensalada de tomate, lechuga, cebolla y una ración de arroz, papa o mote.

El Carnaval es la celebración familiar por excelencia, pero la Fiesta Religiosa de la Santísima Virgen de Chilla recibe a más de 50.000 peregrinos al año. Todos vienen de distintas partes del Ecuador, para rendirle culto cada 8 de septiembre. Como parte de su vestimenta, los pobladores aún conservan sus ponchos de lana de oveja, sombreros y bufandas de paja y tela, mientras escuchan auténtica música ecuatoriana.

La Cascada Lecher tiene un gran atractivo natural a 2.500 metros sobre el nivel del mar y la convierte en un lugar idóneo para descensos o subidas en todos sus 100 metros de altura. Asimismo, son atractivos los baños termales de Asigsho y la laguna de Chillacocha, el parque protector Shininguro y el mirador El Panecillo.

HISTORIA Y CREACIÓN DE CHILLA

Para conocer la cantonización del antiguo distrito llamado Chilla, tomaremos los datos históricos del profesor Rigoberto Granda, quien señala que, en la época legendaria, exactamente a principios de 1729 cuando Chilla pertenecía al cantón Zaruma, es aquí donde los primeros caciques, entre ellos Don Mateo Cuenca en compañía de Don Gabriel Pintarrero, Andrés Gía y otros compañeros de ese municipio, reclaman sus derechos contra los invasores de estos territorios, Don Jerónimo Pacheco, yerno de Juan Maldonado, su hijo y varios familiares, provenientes de una falsa posesión de estos territorios.

Chilla, entonces parroquia, fue abandonada por los gobiernos seccionales y nacionales, sin embargo gracias al esfuerzo de personas colaboradoras, algunas de ellas ya fallecidas como Don José María Sallo, Abelardo Nagua, Hortensio Nagua, Crisóstomo Nagua, Francisco Zhañay, Rigoberto Velepucha, Rodolfo Velepucha, Sinecio Velepucha, Luis Armijos, Vidal Guanuche, Nelson Fajardo, Sergio Velepucha, Urbano Cartuche, Modesto Malla, Manuel Guamán, Eloy Cojitambo, Fidel Cojitambo, Ángel Paltín, Luis Zapata; Nestorina Macas, Celia Fajardo, Celsa Nagua, Estela Malla, Elena Malla, Rosenda Serrano, Florencia Rodas, Orfelina Velepucha, Delia Godoy y otras voluntarias que se sumaron al trabajo conjunto.

El origen del nombre Chilla deriva de algunos términos, según datos registrados en el Santuario Mariano y según versiones antiguas se dice que es una palabra quechua Chailla que significa Allí, refiriéndose a la aparición de la Virgen de Chilla, Patrona de la lugar y luego con la Bula Papal de Paulo VI, erigida el 10 de noviembre de 1970 como "PATRÓN DE LA PROVINCIA DE EL ORO".

Otras investigaciones realizadas en lengua quichua determinan el nombre de Chilla, imita un grito o un sonido fuerte producido por el viento que sopla en el cerro. Aunque las investigaciones basadas en los documentos del Padre José Luis Terán, Arzobispo de Quito, un grupo de exploradores españoles en busca de oro, acamparon en Pueblo Viejo, donde se origina la actual Chilla, y trajeron consigo su devoción a la Virgen de Chilla. venerado en la provincia de Ávila - España, veneración que se remonta al siglo XIII.

Otro de los relatos históricos que encontramos en el Santuario Mariano del cantón nos ha permitido conocer el origen del cantón, señalando que los primeros pobladores fueron los NAHOAS o NAGUAS, quienes emigraron del sur de México y Centroamérica desde los mayas y aztecas. , alrededor de 700 años d.C.

Luego de una ardua tarea, el 5 de agosto de 1984, a las cuatro de la tarde, bajo la administración del doctor Víctor Nagua, decidió iniciar la pro-cantonización de Chilla, iniciando la ardua lucha contra los criterios de oposición de los personajes nativos del país. Canton Pasaje. El comité pro-cantonización está integrado por colaboradores, entre ellos el Dr. Víctor Nagua como presidente, Dr. Víctor Guanuche como vicepresidente, Ángel B. Nagua, secretario, Sr. Polybius Nagua como tesorero, respectivamente tres miembros principales y tres suplentes.

Cuatro años después estos precursores de la vida histórica cantonal, a través de una gran obra cargada de patriotismo, alcanzaron su meta el 25 de julio de 1988, publicando en el Boletín Oficial núm. 896, ley que instituyó el cantón de Chilla.

Fecha de creación del cantón

Chilla fue cantonizado el 25 de julio de 1988. Geopolíticamente es uno de los cantones más nuevos de la provincia de El Oro.

Población total de Chilla a 2014

La población del cantón chilla es de 2.484 personas 1.274 hombres y 1.210 mujeres, el mayor número de la población está entre 15 y 65 años con 1.317 personas, seguido por la población menor de 15 años con 852 personas y adultos mayores de 65 años. es de 315 personas, esto muestra que la población es relativamente joven

Extensión

Chilla, tiene una superficie de 389 km2

limites

Chilla limita al NORTE: Con las Parroquias de Uzhcurrumi y Casacay, SUR: Con el Cantón de Zaruma y las Parroquias de Arcapamba, Huertas, Cordoncillo y Cantón Atahualpa. EST: Con las parroquias de Abañin y Guanazán en el Cantón de Zaruma. OESTE: Cantón Pasaje y Parroquia Buenavista.

Rango de altitud

La altitud de Chilla varía desde los 200 metros sobre el nivel del mar, en la desembocadura del arroyo Carabota con el río Jubones, hasta los 3.610 metros sobre el nivel del mar, en el cerro de Chilola, la cabecera cantonal se ubica a 2.429 metros sobre el nivel del mar.

PLAN DE DESARROLLO Y GESTIÓN TERRITORIAL DE CHILLA

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Él gritó puedes visitar la categoría Blog.

Contenido Relacionado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir