El poder secreto de los manantiales

El poder secreto de los manantiales
Contenido en esta publicación
  1. Papallacta y el secreto de los Andes
  2. Cuenca, de la Loma de los Hervideros

Las aguas termales son cada vez más populares: se han construido balnearios en muchos de los lugares donde se descubren estos manantiales, haciendo de Ecuador un destino inmejorable para los amantes de las curas naturales y los balnearios.

El salón rústico de madera, así como las mesas y sillas. El foco se baja con su propio cable y, con el carrusel, difunde la luz a la mesa familiar. A través de las pequeñas ventanas cuadradas, apenas se puede ver cómo un espeso manto de niebla cubre el imponente acantilado que domina el frente del Hotel. Se puede escuchar la incesante caída del agua, lo que agrega tensión y misterio. Entonces, mi padre hizo los cálculos del día. Dijo que se sentía mejor por las viejas heridas y las molestias menores causadas por el largo viaje en jeep en el medio. Quito Baños de agua bendita, donde íbamos una vez al año. Temprano en la mañana, cuando el sol luchaba por atravesar las espesas nubes, todos los hermanos se fueron, medio dormidos, a beneficiarse de las aguas termales.

Papá estrechó la mano de los más pequeños y cada uno hizo lo mismo con el otro. Y sin más preámbulos, bajo los chorros de agua. Era un ritual: bañarnos en esas aguas nos habría asegurado fuerzas y vigor para comenzar el año escolar con buen pie. De regreso al hotel, mamá tomó un desayuno organizado, instantáneamente devorado por el hambre que venía con la natación y temprano en la mañana. El otro recorrido fue también otro ritual: ir a misa y, en la cena, dejar volar la imaginación frente a las fantásticas historias contadas en las pinturas del templo: un caballo deslizándose por caminos estrechos, un camión desviándose por caminos embarrados, algunos aventureros que se precipitan al vacío. Finalmente, protegido por el Virgen del agua bendita, todos salvaron sus vidas y este fue el segundo legado de la caminata: para cada grupo, una poderosa bendición se haría cargo de nosotros.

Relajación y curación Decenas de años después, ante un dolor de espalda inagotable, fue el fisioterapeuta quien me recordó estas aguas milagrosas. "Un par de días en Baños te vendrán bien: natación y gimnasia, en la piscina, tres veces al día", declaró el experto. No habré sido el único: el turismo de salud es hoy una zona presente en nuestro país, geográficamente dispersa por todo el Cinturón de fuego de los Andes y abundante en aguas ricas en varios minerales. Hoy en día, numerosos spas brindan servicios relacionados con estos manantiales: terapias relajantes, masajes reconfortantes, atención médica experta, brindan salud a miles de viajeros que, en cada inmersión, buscan alivio físico en estos chorros y albercas, que también van por una renovación emocional: los minerales trabajan junto con la firme creencia del paciente de que se logrará el alivio. Y sucede.

Papallacta y el secreto de los Andes

Un sol bañado en oro, un cielo azul ardiente y la Intisana que parece al alcance de la mano. El agua fluye de los volcanes y, a través de canales, llega a albercas y albercas accesibles para mochileros, familias, viajes escolares y amigos; pero también objeto de grandes inversiones en hoteles donde el lujo, el confort y la privacidad invitan a estancias inolvidables. Camino al Amazonas, escondido a 3.250 metros sobre el nivel del mar, este pueblo andino forma parte de un antiguo complejo volcánico conocido como Chacana. No toma más de una hora viajar desde Quito para relajarse en charcos de agua con sales de azufre, bicarbonatos, hierro, magnesio, entre otros elementos que alivian el reumatismo, problemas respiratorios y dolores de huesos o articulaciones.

Cuenca, de la Loma de los Hervideros

La Loma de los Hervideros es la gran proveedora de aguas cálidas que brotan de esta famosa falla geológica, la cual ha provocado importantes inversiones y desarrollo turístico en el sur del país. En minutos Hueso de la cadera, con fácil transporte y una oferta hotelera diversificada, Baños, en la provincia del Azuay, se ha convertido en un destino familiar donde también coinciden los efectos de la diversión y la codiciada curación de diversas dolencias menores del visitante.

Tanto en la Tierra como en el Cielo, el Ecuador es rico en este tipo de destinos, donde la salud es uno de los motivos del viajero. En lo bello Imbabura, a casi una hora de Ibarra, en Termas de Chachimbiro Son cada vez más apreciados por sus fuentes termales volcánicas y las altas temperaturas, que se disfrutan en medio de un clima cálido y seco, con una media de 22 grados centígrados. Oyacachi, abundante y frondosa, crece cerca del cielo: descansa en el camino al cielo, a casi 4000 metros de altura en las laderas orientales del Los Andes, En el cantón el chaco desde el Amazonas provincia de napo. Ofrece aguas curativas entre atractivos como cascadas, ríos prístinos, lagunas, miradores asombrosos, bosques misteriosos y otros típicos de su naturaleza única, con temperaturas cercanas a los 5 grados centígrados.

Intag, coloreada como la mejor de las acuarelas que recrean la belleza de nuestros diferentes paisajes, es una de las más acogedoras y cercanas a la capital. Este pequeño pueblo, rodeado de flora y un ambiente que alegra el alma, cuenta con fuentes de agua, que alcanzan temperaturas entre 40 y 71 grados centígrados, en limpias piscinas y un ambiente rústico, propio de la vida campestre.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a El poder secreto de los manantiales puedes visitar la categoría Blog.

Contenido Relacionado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir