Fundación Ibarra

Fundación Ibarra
Contenido en esta publicación
  1. 28 de septiembre de 1606
  2. Fundación de la Villa de San Miguel de Ibarra
    1. Fundación de la Villa de San Miguel de Ibarra 28 de septiembre de 1606

El 28 de septiembre de 1606 fue la Fundación Ibarra.

28 de septiembre de 1606

La Villa de San Miguel de Ibarra fue fundada en 28 de septiembre de 1606, a cargo del Capitán Cristóbal de Troya, bajo el mando del entonces presidente de la Real Audiencia de Quito, Miguel de Ibarra y bajo el mandato del Rey Felipe de España. Desde esa fecha hasta el día de hoy han transcurrido 408 años de hermosa experiencia de sus habitantes, quienes han hecho del Ciudad Blanca de Ecuador, con sus maravillosas expresiones de riqueza y belleza natural, que la han convertido en un verdadero patrimonio de quienes la habitan como nosotros.

Fue construida en el valle de Carangue, en un terreno donado por Juana Atabalipa, nieto del Inca Atahualpa, por la necesidad de tener una ciudad de tránsito en la vía Quito - Pasto y con rápido acceso al mar; el Soberano Consejo de Quito, el 16 de noviembre de 1811, otorgó a la ciudad de San Miguel de Ibarra el título de ciudad. Posteriormente, el 11 de noviembre de 1829, el libertador Simón Bolívar designó la capital provincial.

Sus personajes, hombres y mujeres ilustres, han sembrado el camino de acciones exitosas, que nos hacen sentir el mayor orgullo de ser Ibarreños e Ibarreñas, a quienes sabemos amarlo y respetarlo, llenando nuestros corazones y nuestras almas para establecer un compromiso de trabajo. . decidido y eficaz, para alcanzar el pico más alto de éxito.

Fundación de la Villa de San Miguel de Ibarra

Fundación de la Villa de San Miguel de Ibarra 28 de septiembre de 1606

"La Fundación de la ciudad de San Miguel de Ibarra"

Rafael troya

El acto más importante de D. Miguel de Ibarra. como gobernador del distrito de audiencias]. era. no hay duda. la fundación de un "Pueblo Español". en el valle de

Carangue. destinado a ser cabecera de un municipio. Qué desmembramiento del de Quito.

¿Por qué fundar una Villa? El Dr. Gabriel Cevallos García explica esto en términos y conceptos bien elegidos. En reversa. Él dice. con la agricultura nativa del hombre primitivo
de los Andes. también por los Incas. nos encontramos con la tendencia española y la determinación de fundar y organizar. Legalmente. vida de la ciudad en los lugares que descubrí.

“El español que vino al Nuevo Mundo pudo haber venido de la ciudad o del campo. Después de todo, no importaba, pero siempre demostró su diseño radical de la vida urbana.
partiendo de la ciudad para realizar cualquier negocio en otra ciudad o en el campo. tanto material como espiritual. Los españoles no solo fueron los fundadores del levantamiento

condiciones pero un adaptador de la vida al medio ambiente; y eso es lo más importante de su sitio

Resumen de la Fundación Ibarra

Los habitantes de Quito y el Tribunal de Audiencia ya habían solicitado, en varias ocasiones, la fundación de una ciudad o pueblo en el territorio del norte; pero aún no había llegado el azar para implementarlo.

Luego de prolongados trámites, el 23 de septiembre de 1606, el presidente de la Real Audiencia de Quito, Miguel de Ibarra, emitió la Orden de Fundación con la orden de su pleno cumplimiento, al Capitán Don Cristóbal de Troya.

El 27 de septiembre de 1606, el capitán Troya llegó al valle de Carangue, alojándose en el convento de los dominicos. Solicitar la comparecencia del Corregidor Don Diego López de Zúñiga del distrito de Otavalo; Le da a conocer su nombramiento y finalidad, tomando posesión ante el Notario Don Pedro Carvallo.

Al día siguiente, investidos de su autoridad, en medio de un numeroso séquito de soldados, frailes y civiles, recorrieron el amplio terreno del valle rodeado por el río grande (Tahuando) y por el río menor (Ajavi), verificando la Bloque de 9 cuadriláteros. Luego se detienen en una parte de las habitaciones de Antonio Cordero y Juana Atahualpa, (sector actual del parque Pedro Moncayo) donde se había plantado un gran trozo de madera, a modo de horca, símbolo de autoridad y justicia.

Ese día se construyó en el lugar señalado y se declaró que se fundaba la nueva ciudad con el nombre de San Miguel de Ibarra y con los derechos y privilegios municipales de la ciudad. Se asignaron lotes para la iglesia parroquial, el cementerio, las casas municipales, la cárcel y la carnicería. Ordenó que se clavara un gran trozo de madera en el centro de la plaza y, desenvainando su espada tres veces, desafió en voz alta a cualquiera que intentara contradecir la fundación de la nueva ciudad que, en nombre del rey Felipe III y con su autoridad y comisión del presidente de la Real Audiencia de Quito, acababa de comprobar. Así nació la ciudad de Ibarra.

Este día fue elegido para su fundación, ya que es el cumpleaños del presidente de la Real Audiencia; y se decidió que la ciudad nueva se llamara San Miguel de Ibarra, perpetuando así la memoria de su fundador.

Fueron muchas las razones para establecer una aldea española en el Valle de Carangue, en la suave pendiente de la vertiente norte del volcán Imbabura, en el triángulo formado por los ríos Tahuando y Ajavi. Era el lugar adecuado para el cruce de las carreteras a Popayán y el Reino Nuevo al norte; y al oeste, hacia el Mar del Sur, siguiendo el camino natural abierto por los dos nacidos en ese valle que se abrieron paso por la intransitable cordillera y el drenaje navegable, en profundas ensenadas del fondo marino. De esos hermosos puertos, Tierra Firme estaba a solo unos días de distancia.

El valle era rico en manantiales, bosques y tierras, era el hogar de una población densa y trabajadora de nativos, y 200 españoles habían establecido ranchos en el lugar y vivían con sus familias. Para su cuidado espiritual los Padres Agustinos habían establecido un convento en El Olivo.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Fundación Ibarra puedes visitar la categoría Ciudades Coloniales.

Black Knight

Entradas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir