leyendas de terror

leyendas de terror
Contenido en esta publicación
  1. Leyendas del terror ecuatoriano
  2. Leyendas cortas de terror

Las leyendas de terror y misterio se caracterizan dentro de la cultura popular en Ecuador, es una tradición oral

Leyendas del terror ecuatoriano

  • El historias de terror Han sido elegidos por los oyentes o lectores, en cuyo caso su razón es que mientras cuentan la trama de la historia los mantiene en vilo, incluso la adrenalina los hace persistir como si la estuvieran viviendo. Las crónicas contadas por los mayores de la casa aseguran que la imaginación del oyente esté en su máxima expresión. Estas historias hacen que el reencuentro de familiares o amigos sea más agradable e interesante.
  • Lo que muchos no saben, sin embargo, es que muchos de estos leyendas y figuras de nuestro folklore moderno, en realidad, no nacieron de la televisión o el cine, y nos reorientan repetidamente hacia orígenes mucho más remotos e íntimos.

Leyendas cortas de terror

Leyenda El Comemuerto

Anillos, vestidos elegantes, cadenas e incluso dientes de oro. Fueron uno de los objetos más comunes que un hombre robó de las tumbas del Cementerio General de Guayaquil. Fue alrededor de 1930.

Esta historia que se publicó en la prensa ecuatoriana causó bastante revuelo.

En la ciudad de Guayaquil, personas de alta posición económica indican que se dieron cuenta de que los efectos personales con los que fueron enterrados sus seres queridos al momento de su muerte, pudieron verlos en el centro de la ciudad, personas que pasaron por este episodio. que por el mismo motivo hizo las respectivas denuncias ...

Las denuncias inquietaron a los policías que organizaron un operativo para encontrar a la persona que estaba cometiendo el crimen, y lograron capturar al fallecido, quien se encontraba encarcelado. Incluso su familia, que se encargaba de limpiar las cosas y venderlas. Este es uno de los casos más conocidos de la ciudad, por lo que su historia detallada se revelará en un libro sobre Historias de terror ecuatorianas.

Leyenda La condesa de Loma Grande

Su historia presenta a una joven muy hermosa y esbelta, una dama de la aristocracia europea. Vivía en una villa en el barrio Loma Grande en el centro de Quito. Según los vecinos de ese barrio, los abuelos habrían comentado que la mujer salía los viernes por la noche a divertirse en los bares del centro histórico.

En el barrio de Loma Grande, hacia 1880 y 1890, todo es fiesta y alegría desde que llegas a las reuniones. Todos la llaman "la condesa" y es tan hermosa que más de un galán quiteño se disputa sus favores, dice Ramos.

Sin embargo, lo aterrador de la historia es que cada galán que ha comenzado a salir con la condesa ha desaparecido misteriosamente. Ramos dice que fueron a su casa y los mató. “Cuando la mujer salió de esa villa, los nuevos vecinos encontraron varios cadáveres enterrados en el jardín, que pensaron que eran los de los hombres desaparecidos.

El pueblo encantado de Loma Grande. Foto: www.barriolomagrande.blogspot.com

Las brujas de San Bartolomé y Calguasig

En la Sierra central hay muchas historias reales de brujería, prácticas que realizan los curanderos de la zona para empeorar o mejorar situaciones de la vida, como el amor, la salud, el dinero, entre otras. En las historias de Ramos, se hace referencia a dos episodios en dos historias separadas. Uno es La Bruja de San Bartolomé y el otro es El Libro de la Vida, que se refiere a las brujas de Calguasig.

El primero habla de tres niños que jugaban en las montañas de la parroquia de Pinllo, en Ambato, y notaron el momento en que una mujer lanzaba un hechizo, incluido un sacrificio. Los niños aterrorizados intentaron escapar pero ya era demasiado tarde, ya que la mujer se dio cuenta y les lanzó una maldición que atrajo accidentes y situaciones negativas a sus vidas. Esta maldición continuó de generación en generación.

“Allí nací (Pinllo), y nuestros abuelos nos contaban al calor de las hogueras las historias que presenciaron en su juventud, esa era la tradición oral. Y esa leyenda cobró fuerza en ese sector de la Sierra central”, detalla lo Escritor.

Mientras que la bruja de Calguasig se refiere al famoso Libro de la Vida y a San Gonzalito. Ramos califica esta creencia como un método de fraude y brujería que causa horror a las comunidades de Tungurahua y Chimborazo, porque al ser pueblos supersticiosos, creen en los mensajes de supuestas brujas.

Fue un terror psicológico, señala el escritor, porque ninguna familia podía lograr la tranquilidad sabiendo que el nombre de uno de sus miembros estaba en el libro. Ramos explica que todavía hay muchos casos, incluso muchos miembros de la comunidad aplican la justicia indígena para castigar a las mujeres que se dedican a la brujería malvada.

Centro Comuneros de la Sierra verificando sus nombres en los libros de los curanderos. Foto: Archivo

La viuda del tamarindo corto

El árbol se queda solo. Sin registro ni nada más que anuncie que esta especie es el centro de una creencia tradicional en Posorja, Guayas. Es el tamarindo que según los abuelos de la zona fue el punto de encuentro de una bella mujer que encantó a sus víctimas y cuando llegó a ese punto mostró su verdadera figura: una calavera envuelta en ropa de mujer.

Los residentes o personas que vienen de la visita recuerdan esta tradición oral como cierta. Bueno, en la zona muchos taxistas dijeron haber presenciado el hecho, generalmente las víctimas de la viuda del tamarindo eran borrachos que frecuentaban los bares de la zona, o hombres que iban solos a sus casas.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a leyendas de terror puedes visitar la categoría Blog.

Black Knight

Entradas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir