Textos, Esposa Julio Jaramillo

Textos, Esposa Julio Jaramillo
Contenido en esta publicación
  1. MUJER Y BEBEDORA
  2. LOS INICIOS

Julio Jaramillo era un chico de barrio que supo penetrar el gusto de su gente. Ha vivido en desorden, con excesos en lo que se refiere a mujeres y licor. En 1955, JJ se casó con María Eudocia Rivera, antes de los 20 años.

Quiero que seas feliz mientras yo viva
y que tu no tienes ni un dolor
Te daré mi amor para que vivas
como una flor en medio de la primavera
en plena primavera

Yo te cuidaré como jardinero
porque seré agua dulce que te regará
No seré yo quien te avergüence
ni debo ser yo el que el amor te niega

Quiero que seas feliz mientras yo viva
y que tu no tienes ni un dolor
Te daré mi amor para que vivas
como una flor en medio de la primavera
en plena primavera

No me amas, no me entiendes
mi suerte es la única culpa de eso
Te quiero mucho y te entiendo
Te mantendré en mi pecho hasta la muerte

Pero, ¿quién era este hombre que murió en la miseria y el olvido y en pocos minutos reunió a toda una ciudad alrededor de su cadáver?

Era un hombre lleno de debilidades y virtudes como cualquier ser humano, que tenía el don de cantar al amor como ningún otro en Ecuador, y quizás en Latinoamérica.

Tuvo 27 hijos de siete si tenemos en cuenta que su padre, Pantaleón Jaramillo, trajo 40 a pesar de que solo Julio, Pepe y una niña que murió a los 5 años eran hijos de su matrimonio con Apolonia Laurido, descendiente de jamaiquinos y quien quedó viuda a los dos días de la muerte de la niña porque su padre, que era sastre y marmolista, decidió hacer la cruz por el niño, con tal desdicha que cuando ella la desmodeló se le cayó encima y lo mató.

Era el 2 de abril de 1941 y Julio Alfredo, nacido el 1 de octubre de 1935 en Guayaquil, Ecuador, tenía apenas 6 años cuando quedó huérfano y en extrema pobreza.

MUJER Y BEBEDORA

Julio Jaramillo era un chico de barrio que supo impregnar el gusto de su gente, pero vivía en desorden, con excesos en lo que a mujeres se refiere y licores.

Pero el destino ya había predicho que él y Pepe serían músicos. Lo llevaban en la sangre de su madre e Ignacio Toapanta, un profesor de música que les tomó cariño, les hizo tocar con sus instrumentos y les enseñó a tocar la guitarra, quien llegó a vivir al frente de su casa. El inquieto Julio se encariñó tanto con él que construyó uno con una caña para poder tocarlo en casa. Cuando terminó el tercer grado, se inscribió en la escuela que dirige Francisco García Avilés, autor de la carta del corredor de mis amores en Guayaquil. Quizás este fue el empujón definitivo en la carrera musical de Julio.

Cuando Pepe, el hermano de Julio, cumplió 15 años, ganó un concurso de radio, cuyo premio fue una presentación en una discoteca y este fue el inicio de su carrera artística; A pesar de esto, Pepe fue disciplinado, terminó sus estudios y luego siguió la carrera de filosofía y literatura en Colombia, se convirtió en educador y se olvidó del canto. No sucedió lo mismo con Julio que quiso emular a su hermano, a pesar de desanimarlo. Julio dejó sus estudios y se convirtió en mujeriego y bebedor.

Con el boom bananero ecuatoriano, los músicos prosperaron y esa fortuna coincidió con el inicio de la carrera de Julio. En una ocasión, por hacer que una mujer se enamorara de un ex policía, estuvo a punto de ser fusilado. A los 18 alquiló una habitación para vivir con una chica llamada Irene. Con ella tuvo su primer hijo que murió a los ocho meses. En ese momento trabajaba en una zapatería, sin dejar de insistir en convertirse en cantante, sin resultados positivos.

LOS INICIOS

Pantaleón Jaramillo, padre de Julio, tuvo 40 hijos con varias esposas. Su madre, Apolonia Laurido, era en cambio una mujer devota.

Frecuentaba La Lagartera, un rincón al que todavía hoy van los músicos a ofrecer serenatas a cambio de unas monedas. Poco a poco, la gente del entorno artístico se fue acostumbrando a su presencia. Primero le permitieron que los acompañara con la guitarra y luego, de mala gana, le dejaron cantar. Su primer discurso lo pronunció en Radio Cóndor. Allí conoció a Rosalino Quintero, quien se convertiría más en su vicepresidente, su arreglista y el que le tocaba la guitarra y requinto.

También participó en Radio América y al salir de allí se fue a El Cajón, una bodega de renombre entre los artistas. Allí su hermano le presentó a Carlos Rubira Infante, quien le enseñaría a cantar.

En Radio El Triunfo conoció a Julio Morante quien le presentó a Odalina Sánchez de quien se enamoró y de quien de inmediato se fue a vivir al barrio Morante. Y aunque Julio rompió con Irene, ella se quedó a vivir con la madre de Julio llamada Doña Polita. Odalina le dio un hijo llamado Francisco que nació el 9 de marzo de 1955, pero Julio dio la primera gran sorpresa de su vida cuando se casó dos meses después del nacimiento de su hijo y sin haber cumplido 20, con María Eudocia Rivera, una niña a la que ella Cantó y conocí eso en una estación de radio y estaba embarazada de cuatro meses. Aún casado, continuó con Odalia y tuvo dos hijos más con ella. Solo fue fiel a una cosa: la música.

Se cree que Julio grabó la marcha de Nuestro Líder por el político Carlos Guevara en 1952, de la cual se imprimieron 12 acetatos. Esa experiencia lo motivó a buscar a la cantante Fresia Saavedra para proponerle cantar juntos. Impresionada por la determinación del joven, accedió a grabar con él en 1955 el yaraví Mi querida madre y la nave Mi corazón, acompañada de Rosalino Quintero a la guitarra. Aunque el disco no tuvo éxito, grabó The Wife Hall con su maestro Carlos Rubira Infante.

Pero era un corredor titulado Fatalidad que Olimpo Cárdenas ya había grabado con éxito con Victoria Records en Medellín, lo que lo catapultó a la fama en marzo de 1956. Cuando le pidieron que lo grabara en Ecuador le pidieron que lo cantara de todos modos, pero él respondió: ' lo haré mejor ". En lugar de usar la guitarra, Rosalino Quintero usó el requinto y le dio un ritmo entre los valses peruano y ecuatoriano. Desde el primer día que salió fue un éxito y en una semana se vendieron 6 mil ejemplares que tuvieron que ser reimpresos. El éxito fue tan abrumador que a fines de 1956 Julio ya había grabado una docena de álbumes para el sello Onix. Te odio y te amo, Hojas muertas, Elsa y Carnaval de la Vida fueron los más populares, aunque el juramento del puertorriqueño Benito de Jesús, que Rosalino convirtió en bolero, tuvo un éxito especial. Casi todos los discos se enviaron a Lima, Perú, y eclipsaron la fama que Fresia Saavedra había adquirido a lo largo de los años.

Julio se casó con María Eudocia Rivera, su primera esposa, cuando ella tenía cuatro meses de embarazo.
Dos meses antes, otro amante suyo le había dado un hijo.

Al poco tiempo de recibir un envío de discos a México, el sello Peerles se interesó por Julio, quien casi de inmediato tuvo que salir de gira por Perú y Chile. En Colombia llegó por primera vez a Cali, donde encontró a su hermano Pepe, emigrado. dos o más años antes. En los intervalos de sus viajes, Julio cantaba en los cines de Guayaquil, como era costumbre que un artista se presentara antes de una película. Tal fue el éxito que inicialmente cantaba los sábados y domingos y tuvo que extender su contrato para cantar toda la semana dos veces al día.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Textos, Esposa Julio Jaramillo puedes visitar la categoría Blog.

Black Knight

Entradas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir